Los médicos son los profesionales con la tasa más elevada de suicidio

De las 100.000 personas que se suicidan cada año en Estados Unidos, entre 300 y 400 son médicos

La mayoría de los trabajos generan estrés, sin embargo, existen algunos puestos en los que se asume un mayor estrés por los horarios de trabajo, una mayor responsabilidad o traumas emocionales, asociados al trabajo. Según los resultados aportados por la American Psychiatric Association, de las 100.000 personas que se suicidan cada año en Estados Unidos, entre 300 y 400 son médicos. Por lo que los estudios revelan que los médicos son los profesionales que presentan una mayor tasa de suicidio y para conseguirlo suelen recurrir a las armas de fuego o a la sobredosis de medicamentos. Son el colectivo que experimenta mayor estrés laboral y burnout, iniciado en los inicios de sus estudios y que se prolonga a medida que avanza el tiempo y aumentan las exigencias y las responsabilidades. Las cifras en otros países como Noruega, Finlandia o Australia muestran que cada vez existe una mayor prevalencia en los trastornos de ansiedad y depresión y en tendencias suicidas en los estudiantes de medicina y en los médicos.

En referencia a las intervenciones que se realizan respecto a ello, las investigaciones muestran que a lo largo de los últimos diez años no se ha producido una disminución en la tasa de suicidio a pesar de haber implementado programas de salud para médicos. En este sentido el estigma, la falsa sensacion de inmunidad a padecer un trastorno mental y el tabú de la enfermedad mental en los profesionales de la salud pueden ser factores que aumente la demora en la petición de ayuda por el profesional médico y  aumente las reticencias a solicitar  ayuda de  otros profesionales por el temor a ser juzgados o señalados.

Factores de riesgo de suicidio en los médicos

Los factores de riesgo que pueden desencadenar la conducta de suicidio en los profesionales de la salud son los siguientes:

  • Tener un trastorno mental, como por ejemplo un trastorno emocional (depresión mayor o trastorno bipolar) o adicción al alcohol u otras sustancias.
  • Desempeñar un rol laboral que requiera ciertas aptitudes y sacrificio.
  • La realización de conductas evitativas. En un estudio realizado a través de las redes sociales a más de 2.000 médicos se encontró que la mitad de estos reconocía que tenía algún tipo de trastorno mental, sin embargo, se evitaba acudir a la consulta del psiquiatra.
  • La resistencia a buscar ayuda supone un obstáculo en la detección y tratamiento adecuado para la persona.

Recomendaciones en el manejo de estrés

Algunas de las recomendaciones para el manejo de estrés en el entorno laboral son las siguientes:

  • Aceptar las situaciones que están fuera del control propio.
  • Aceptar los sentimientos frente a las situaciones que pueda aparecer.
  • Practicar técnicas de relajación o similares con tal de reducir el estrés.
  • Realizar ejercicio físico regularmente.
  • Tener unos buenos hábitos de alimentación y de sueño.
  • Trabajar habilidades como la asertividad o  la regulación emocional.
  • Establecer límites y gestionar el tiempo adecuadamente.
  • Buscar actividades de ocio que ayuden a desconectar.
  • Buscar ayuda de un profesional.

El entorno laboral es una área importante en la vida de una persona, ya que es donde mayor parte de tiempo se pasa. Con tal de prevenir el suicidio, sería recomendable establecer programas para profesionales que mejoren el bienestar en el puesto de trabajo, teniendo en cuenta factores como el clima con los compañeros, horarios o la flexibilidad, entre otros, orientado a la búsqueda del bienestar psicológico de la persona.