¿CIBERCONDRÍA? Las búsquedas por Internet sobre consultas médicas

El 2% de las búsquedas que se realizan por Internet son consultas médicas.

La cibercondría o hipocondría digital es el comportamiento característico de una persona hipocondríaca en el que se realizan búsquedas por Internet de una forma obsesiva sobre información médica, con tal de comprobar si los síntomas que presenta se relacionan con una enfermedad grave. No se trata de una simple búsqueda por Internet, sino que existe una creencia de enfermedad y surge la necesidad de comprobarla mediante la información encontrada. La lectura continua sobre los síntomas que pueda tener la persona genera ansiedad, insomnio, un pensamiento obsesivo descontrolado, una preocupación excesiva, malestar anticipatorio, creencias irracionales y un repercusion en us funcionamiento cotidiano.

Las personas con cibercondría presentan molestias leves, como un dolor de cabeza, que asocian a una enfermedad grave, como un tumor cerebral, solamente por el hecho de haber leído en Internet que las cefaleas son uno de los síntomas que aparecen cuando hay un tumor. Este acceso a la información es interpretado por la persona como un descubrimiento propio sin la necesidad de acudir a un profesional, por lo que se produce una automedicación, creyendo que se ha actuado de la manera adecuada.

 

¿Qué peligros entraña el autodiagnóstico por internet?

Debido a que la persona siente ansiedad anticipatoria por indagar en su problema, realiza búsquedas sobre los síntomas que se adecuan a su persona, consiguiendo de este modo una focalización errónea del sintoma. El mecanismo cerebral desde la experiencia y la interpretación lleva a un pseudo-autodiagnóstico. Algunos de los problemas que se encuentran cuando el autodiagnóstico carece de un asesoramiento profesional personalizado son los siguientes:

  • Existen enfermedades con síntomas similares y si la persona no tiene conocimiento sobre ello puede dar lugar a confusiones.
  • La falta de filtro de fiabilidad en cuanto a la publicacion por internet y sesgo de comprobacion al asumir la informacion como propia.
  • Las búsquedas encontradas en blogs pueden desencadenar ansiedad.
  • Es peligroso autodiagnosticarse ya que puede llevar a una automedicación no adecuada y complicar el problema de salud.

Pese a que hoy en día, tenemos más información y más criterio para acudir a un profesional que en el pasado, se acude al Doctor Google en búsqueda de la solución, donde el único criterio de pseudofiabilidad es el número de resultados de la búsqueda. Sin ser conscientes de que toda la información que se encuentra en Internet no es fiable y por ello es importante acudir a un profesional experto para que pueda orientar el caso, hacer una exploracion personalizada, explicar de forma fidedigna la información que el paciente tiene y asesorar sobre las dudas y el enfoque terapéutico más adecuado debido a que Internet no puede sustituir la opinión de un profesional sanitario.

Como profesionales debemos de orientar y ayudar a los pacientes a que discriminen el tipo de información que leen, con el fin de que se realice una búsqueda consciente y en páginas web de fiabilidad. La mejor opción, sin duda, es acudir a un profesional experto y de confianza que pueda indagar en la problemática llegando a encontrar un tratamiento adecuado para cada persona.