Prevención del estrés crónico. Tratamiento de la ansiedad y de la depresión achacado a estrés patológico

 In Noticias

La aceleracion de los tiempos modernos, los cambios en los roles familiares, la globalización y la cultura de la productividad, competitividad y estrés ha marcado unos tiempos que exceden la adaptabilidad social, moral y funcional de las personas provocando un distrés al organismo que puede derivar no sólo en patologias somáticas, sino tambien psiquicas. Entre ellas, la ansieidad, la depresión, el alcoholismo, la adicción y el abuso tanto de drogas como la cocaina, la heroina, el cannabis, las anfetaminas… así como determinados fármacos cuyo potencial adictivo es posible en personas vulnerables para la aparición de ésta enfermedad.

Probablemente, este sea debido a que el sistema nervioso del ser humano ha sido desbordado por los estímulos cambiantes e intensos que en los últimos 20 años esta siendo expuesta la humanidad.

En este proceso de afrontamiento, existen ciertas personas cuyas capacidades internas han sabido adaptarse a esta exigencia. Sin embargo, en otros individuos la resiliencia y la adaptabilidad se ha visto resentida de forma lenta y paulatina, fracasando los mecanismo de compensanción y poco a poco han ido entrando en un malestar dificlmente identificable provocado que la ecuacion vulnerabilidad-estrés-afrontamiento se desequilibre hacia un desenlace en clave enfermedad como es la aparición de ansiedad, agorafobia, depresión, trastornos por estrés, trastornos somáticos o la eclosión de verdaderos trastornos mentales genuinos como el trastorno bipolar, depresion endógena o la esquizofrenia en personas con especial vulnerabilidad para estos sindromes.

¿Realmente el estrés es el origen y el factor fundamental de la aparición de ciertos malestares psíquicos?, probablemente no

¿Hay que hacer un tratamiento psicologico y psiquiátrico del estres de forma generalizada?, categóricamente no.

El estrés acompaña a la propia existencia del ser vivo y es necesario para la supervivencia y para mantener ciertos ritmos biologicos en la especie animal, y en ese punto el ser humano no es tan distinto. Más sentido tendría contribuir a conciencia individual para identificar los estados de enfermedad achacados a estrés. De igual modo, que fomentar desde grupos y los entornos educacionales y laborales la cultura de introspección y conocimiento personal del estrés soportable con el objetivo de realziar una prevencion del mismo.

La prevencion debe ser previa a la detección de los primeros síntomas psiquicos de estrés. Cuando aparece la ansiedad, la depresión, el insomnio el abordaje es tratar. Cuando desaparecen estos síntomas la verdadera actuación es prevenir las posibles recaídas.

Actividades diarias y rutinas que se han convertido en automatismos y a los que no dedicamos atención, seguramente actuarian como factor protector de la aparicion de enfermedades del estrés y no llegaria a exceder la resiliencia de cada persona. en este sentido, actividades báscias de la vida diaria como comer sano, en horas definidas y sin sobrecarga calórica; instaurar la cultura del ejercicio físico como necesidad y no como ocio; dormir unas horas definidas y manteniendo el mismo horario; evitar la ingesta de alcohol u otras dorgas; no fumar y realizar chequeos medicos de forma regular; general una cultura de grupo frente al éxito individual… formarían parte de hábitos saludables que ayudarían sin lugar a dudas a una prvención de la persona. En este sentido, desde los entornos educaciones o laborales es necesario instaurar una cultura de salud organizacional que abordara e incentivaran programas específicos para la intervenicón a nivel preventivo de esta epidemia del siglo XXI.