Las obsesiones. El Trastorno obsesivo compulsivo

 In Noticias

El TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO (TOC) es un trastorno mental que lo padece el 2-3% de la sociedad, en proporción 1:1 (hombres:mujeres). Las personas que padecen el TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO (TOC),  se caracterizan porque de forma recurrente e invasiva aparecen a nivel mental  ideas – imágenes – impulsos de cualidad repetitiva, egodistónica y parásita(obsesiones) que dominan toda la existencia de la persona en los casos más grave. La obsesión genera gran ansiedad, miedo, angustia, depresión, preocupación y el automatismo mental de lucha del paciente que padece el TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO le empuja a realizar actos y conductas repetitivas con los que calmar y librarse de estos pensamientos tan molestos(compulsiones).

El problema surge cuando el bucle ansiedad, obsesión y compulsión se vuelve rutinario, diario, repetitivo, incapacitante y domina la existencia de la persona llegando a tener una repercusión en relación a un intenso malestar personal y un abandono de responsabilidades laborales, académicas, familiares y sociales.

Las temáticas del TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO (TOC)  son variadas. Con cierta frecuencia, encontramos personas con obsesión por la LIMPIEZA y fobia intensa a la CONTAMINACIÓN DE GÉRMENES; otras personas viven obsesionadas con la SALUD y la ENFERMEDAD y realizan de esta temática una forma de vida con continuas comprobaciones, pruebas médicas y peregrinajes a diferentes profesionales; en ocasiones la personas tiene obsesión desmedida por el orden, la pulcritud y psicorrigidez a los cambios de los objetos en casa o en el lugar de trabajo, generando conflictos serios en la convivencia en estos entornos.

El abordaje terapéutico temprano enfocado a las diferentes etapas del curso de la persona que padece TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO (TOC) requiere un diagnóstico precoz y la realización de pruebas complementarias en casos específicos. Es necesario realizar el diagnóstico diferencial porque estos pacientes ni son sólo “depresivos”, ni “ansiosos”, ni “maniáticos” aunque pueden tener estos síntomas de forma frecuente, sino que sufren una enfermedad que provoca serias limitaciones en los casos más graves denominado TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO (TOC). No tratar de forma eficaz este trastorno supone perpetuar esta enfermedad y el sufrimiento personal y de la gente que nos rodea, por ello se hace imperativo un abordaje individual que contemple:

  1. Diagnóstico precoz y temprano. Instauración precoz de un abordaje intensivo
  2. Valorar la prescripción de un tratamiento psicofarmacológico mínimo, eficaz y sin efectos secundarios que a medio plazo que elimine los síntomas más disruptivos e incapacitantes, y normalice los ritmos biológicos sueño-vigilia
  3. Inclusión de sesiones psicoterapéuticas programadas para frenar las obsesiones y las compulsiones y dotar de mecanismos de afrontamiento efectivos al paciente para que paulatinamente normalice la exposición a las situaciones cotidianas.